En este artículo vamos a hablar de la contaminación acústica que afecta a los animales. Desde carreteras hasta aviones y ferrocarriles, el ruido humano está en todas partes. Es una causa invisible de estrés que plantea graves riesgos para la salud y el bienestar humanos. Sin embargo, el ruido también daña a los animales que viven en estrecho contacto con los humanos, en casas, granjas y zoológicos. El impacto del ruido en los humanos va desde una leve irritación hasta problemas de aprendizaje y memoria, daño auditivo permanente y enfermedades cardíacas. Los ruidos anormalmente altos, como los de los conciertos de música o las obras de construcción, se controlan para proteger el oído humano. Pero el ruido no está regulado para otros animales.

La ciencia tiende a medir qué tan fuerte es un ruido en decibeles (dB). Los decibelios son fáciles de medir con un dispositivo portátil y forman la base de las pautas de salud humana. Pero el tipo de fuente de ruido, la frecuencia (tono), la velocidad y la duración también pueden afectar la forma en que un oyente experimenta el ruido.

Los grandes simios tienen capacidades auditivas similares a las de los humanos, pero el resto del reino animal percibe el ruido de manera muy diferente. La audición varía desde ecolocalización de ultrasonidos de muy alta frecuencia (>20 000 Hz) en murciélagos y delfines hasta infrasonidos de muy baja frecuencia (<20 Hz) en elefantes. El rango de audición de los humanos se encuentra justo entre el ultra y el infrasonido. Pero lo más importante es si el ruido en su entorno está dentro de su rango de audición, en lugar de si el animal tiene una frecuencia alta o baja.

Necesitamos una mayor conciencia y una mayor comprensión de cómo daña la contaminación acústica en animales, sobre todo los animales de granja y de trabajo y los animales del zoológico, y el primer paso es hablar de ello.

Aunque un caso muy especial es el de los animales que conviven con nosotros en nuestros hogares. Nuestras mascotas. Ellos se ven afectados por el mismo entorno acústico que nosotros, por lo que una buena insonorización de nuestros hogares también repercute en nuestras mascotas. Los productos de SONEC son perfectos de cara a la insonorización acústica y ayuda a que personas y animales no sufran las molestias derivadas del ruido.

Si quieres saber más de las características de nuestros productos, pregúntanos AQUÍ MISMO.