¿Cómo te afecta la contaminación acústica? La contaminación acústica es la presencia de ruidos molestos y vibraciones en el ambiente que te rodea. Existen muchos emisores que transmiten los sonidos o ruidos que pueden perjudicar la salud mental e incluso física y alterar el estado emocional.

Peligros de la contaminación acústica

Alteraciones físicas: dilatación de las pupilas, palpitaciones, incremento de la presión arterial y dolores de cabeza.

Problemas psicológicos: insomnio, fatiga, depresión, nerviosismo, falta de concentración en las actividades.

Alteraciones emocionales: miedo, inseguridad al realizar una actividad, ansiedad.

Y, a pesar de que estos datos resulten impactantes, los investigadores manejan datos que apuntan que el ruido ambiental es una de las causas que provocan 48.000 nuevos casos de cardiopatía isquémica al año, así como 12.000 muertes prematuras. También se calcula que 22 millones de personas sufren molestias crónicas importantes, y que 6,5 millones de personas padecen alteraciones del sueño graves y crónicas.

Son múltiples los efectos sonoros  que ocasionan deterioro progresivo de salud del individuo, por ese motivo es necesario contrarrestar estos sonidos, sobre todo en negocios dónde el sonido es un elemento importante.

El aislamiento acústico en las paredes mediante membranas, ayuda a la atenuación de los niveles de presión sonora y el desplazamiento de la frecuencia de resonancia debido a la resistencia que ofrece frente a las ondas sonoras.

En los edificios residenciales es importante establecer una tranquilidad duradera para todos los inquilinos. Y es que, en la edificación pueden transmitirse sonidos desde las tuberías, paredes, ventanas, etc. Y lo más importante, desde negocios adyacentes como salas de fiesta, restaurantes, etc.

Es por eso, cómo puedes ver en nuestra sección de proyectos, que estos establecimientos optan por nuestras soluciones en materia de aislamiento acústico y térmico.

Si quieres saber más de las características de nuestros productos, pregúntanos AQUÍ MISMO.